Las baterías de vehículos eléctricos pueden tener múltiples propósitos, a menudo categorizados como aplicaciones V2X. En particular, la energía almacenada en las baterías a bordo se puede compartir con la red a través de la funcionalidad V2G (Vehicle-to-Grid). En V2G, el exceso de energía de las baterías de vehículos eléctricos se puede vender a la red, lo que contribuye a la estabilidad de la red y la disponibilidad de energía.

Durante los cortes de red, los hogares pueden confiar en las baterías de sus vehículos eléctricos para el suministro de energía de emergencia, una función conocida como V2H (Vehicle-to-Home). Esta capacidad garantiza una fuente de energía de respaldo cuando más se necesita.

Además, la conversión eficiente de energía inherente a V2G juega un papel fundamental en el avance de las redes inteligentes, las microrredes y los sistemas de almacenamiento de energía, lo que la convierte en un componente vital en la realización de estas tecnologías.